Casi sin querer…

“Señu, siempre te ríes. ¿Porqué lo haces? ¿Tanto te gustan las matemáticas?”

Eso me dijo el otro día una de mis alumnas en clase. No se cree lo que le digo, que me río porqué soy feliz. Las matemáticas han ocupado muchos de los momentos más felices de mi vida (si bien es cierto que no todos han sido buenos) y descubrir su belleza ante ellos me hace sentir muy bien.

Lo recordaba esta mañana, estando en un curso de WebQuest en el que varios profesores han compartido sus experiencias y nos han deleitado con la presencia de sus alumnos. Eran verdaderos artistas pero no muy diferentes a los míos. Mis chicos también son brillantes, trabajadores, fuertes y valientes. Mis chicos también son adolescentes que quieren rebelarse contra los profesores. El objetivo es robarles el corazón. Y, casi sin querer, descubres que lo consigues a golpe de sonrisas y ternura…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s