Un Sangakoo espontáneo

Es mi primera semana de clase y ya tengo un buen puñado de anécdotas de mis alumnos que me hacen sonreír. Hoy voy a compartir una que me ha tocado el corazoncito.

Para empezar vamos a situarnos. Era mi tercera clase con los alumnos (muy buenos, por cierto) de primero de ESO. Estábamos trabajando la multiplicación de números naturales y era última hora de la mañana. Estaban cansados y se les notaba en la mirada pero, a pesar de eso, todos tomaban unos apuntes impecables. Atendían, escuchaban, participaban. Vamos, un grupo ejemplar.

En la presentación les dije que para mí eran muy importantes sus propuestas y que, si querían hacer alguna actividad relacionada con el tema que estábamos estudiando, me la comentaran sin ningún tipo de vergüenza. Pensaba que no lo harían y asentían por educación. Al igual que la paloma del poema de Alberti, me equivocaba.

Una alumna del final de la clase levanta la mano tímidamente y propone un juego en lugar de los ejercicios de multiplicaciones del libro. No os lo perdáis, que ha formulado las reglas en un momento:

  1. Empezamos proponiendo una operación en la pizarra.
  2. El primer alumno que la sepa resolver, levanta la mano y sale a escribir la solución.
  3. Ese alumno propone otra operación y esperamos a que un compañero levante la mano al conocer la respuesta.

Todos los alumnos de clase estaban encantados con la idea. Jamás había visto tantas manos levantadas por querer hacer un ejercicio. Han salido voluntarios todos menos tres alumnos.  El sabor del algoritmo no sé si os resulta familiar. A mi me recuerda a Sangakoo, aunque quizás solo sea porqué jamás he dejado de creer que la mejor manera de aprender matemáticas es hacer matemáticas.

Hoy lo he comprobado. Ha sido espontáneo y natural. Lo han pasado pipa. Me gustan mis alumnos y creo que llegarán muy lejos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Batallitas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un Sangakoo espontáneo

  1. Que bonita experiencia … me encantó !, os agradezco por compartirla ….

  2. Me has dado una idea: se divide la clase en grupos (dos, tres… dependiendo del número de alumnos). Que inventen diez ejercicios y le pasen la hoja con los problemas a los otros grupos (la tarea del profesor/a es revisar la dificultad de los ejercicios: un buen método es exigirles que los ejercicios que propongan sean capaces de resolverlos, o que haya un número determinado de “fáciles”, otro de “medios” y un último de “difíciles”). Se propone una regla numérica para determinar el grupo vencedor: problemas resueltos + problemas que nadie de otro grupo haya podido resolver (o mejor aún: que propongan ellos cómo determinar al vencedor). Y a jugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s